viernes, 9 de agosto de 2019

Cómo ahorrar en situación de desempleo

A lo largo y ancho de internet podemos encontrar cientos de consejos relativos a cómo y de qué forma ahorrar. Hay fórmulas matemáticas, técnicas y estrategias útiles para aquellas personas que ansían disponer de un fondo económico para afrontar cualquier eventualidad o para un objetivo concreto que no necesariamente tiene que ser una necesidad vital. 

Puede ser ocio, un cumpleaños o un regalo caro que queremos hacerle a alguien. En cualquier caso, la mayoría de los consejos que se desperdigan por la red aguardando lectores u oyentes no suelen tener en cuenta una cosa importante: la situación de empleabilidad.

Muchos consejos sobre ahorro, como por ejemplo el más simple, que tiene que ver con utilizar un porcentaje de lo que ganamos en la hucha de ahorros digital o física, con contemplan la posibilidad de que la persona que desea acumular dinero para emergencias o necesidades pueda estar sin trabajo. El pensamiento general es que una persona en paro no creará una cuenta de ahorros o no pedirá nunca préstamos rápidos con Asnef, puesto que sin ingresos no hay manera de acumular. Pero eso es mentira, y hay demasiadas personas sin empleo actualmente como para no tenerlas en cuenta.


Por un lado, existen las prestaciones por desempleo, y es posible tanto informarse sobre cómo cobrarla, como establecer un plan de vida a corto, medio o incluso a largo plazo para tener siempre dinero ahorrado mientras encontramos otro trabajo. 

Por otra parte, una persona en paro siempre puede optar por hacer «limpieza de objetos inservibles». ¿Reciclándolos o tirándolos a la basura? No: vendiéndolos en tiendas de segunda mano, y en internet proliferan muchas de ellas. Incluso aquellas personas que saben hacer manualidades pueden vender sus creaciones hechas por diversión en alguna tienda de Etsy.

Aunque hay gente que llamaría a esto de otro modo, lo cierto es que en situación de desempleo es ahorrar, al menos si guardamos el dinero ganado en vez de gastarlo. Lo que resulta evidente es que deberían existir más consejos sobre ahorro en internet, y que no todos deberían estar destinados a personas con empleo y cierta holgura económica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario